Urdangarín pasa su primer día haciendo voluntariado en Madrid: en su mochila, un plátano y una manzana