Urkullu se pondrá "manos a la obra" para superar la crisis, ofrecer certezas y llegar a acuerdos