Los gases tóxicos obligan a marcharse a los vecinos de Todoque que regresaron a por pertenencias