Una nueva colada del volcán de La Palma aumenta el temor al dióxido de azufre y a más destrucción