La Comisión Europea ofrece criterios para coordinar gradualmente la fase de desescalada de los países