Araceli, de 96 años, la primera vacunada del coronavirus en España se santiguó y no notó nada