Andalucía se resiste a cancelar sus procesiones de Semana Santa a pesar del riesgo de contagio por el coronavirus