La otra cara de la COP25, la zona verde dirigida a la sociedad civil