Liropus 2000, otro paso para saber qué misterios guardan los fondos marinos