De Anabel Segura a Laura Luelmo: cuando correr para ellas se convirtió en un deporte mortal