Una app permite clasificar la basuraleza para futuros estudios científicos