Más cocinillas, pero más descuidados: así nos ha cambiado el covid