La bici se convierte en el transporte del confinamiento: mantiene la distancia y no contamina