La fuerza de la erupción del volcán de La Palma cambia constantemente la forma de su cono