Cantabria vuelve a arder y Revilla califica la situación como desesperada