“¿Estás viva?”: El dramático mensaje del dueño del piso de Natalia en París con final feliz