El misterio en torno al Caso Arandina continúa: hubo fiesta, no hubo daños físicos y sí un shock