La "cicatrices silenciosas" que deja la violencia de género en las mujeres