Las "colas del hambre" suman cada vez más personas en los barrios obreros de las grandes ciudades