El cambio de look del descuartizador de Valdemoro: la táctica se repite entre los presuntos asesinos