Un estudio demuestra que las personas nos alimentamos también de plástico