Sara, Loreto y la fibrosis quística: dos historias de una enfermedad