La nueva normalidad de los descerebrados: de Francia a Mallorca, León a Alicante, fiestas sin distancia ni mascarilla