Los jóvenes se apuntan a las 'fiestas de la muerte' importadas de Brasil