Los taxistas llevan a Bruselas sus reivindicaciones y amenazan con demandas contra el Estado y las plataformas de VTC