El porcentaje de mujeres investigadoras en España sigue igual que hace diez años: un 39%