Lina, de tres años, con bronquiolitis obliterante, la imagen de una Cañada Real sin electricidad