La gran nevada convierte las calles de Madrid en pistas de esquí