Lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño puede salvar vidas