Mascarillas y guantes tirados: son un foco de contagio y destruyen el medio ambiente