Más de 9.000 mayores han muerto con coronavirus en las residencias de ancianos