Odio mi trabajo: 'pequeñas cosas' del día a día que te acaban quemando la sangre