Ciudades de toda España ceden las calles a los peatones para evitar aglomeraciones