La mascarilla FFP2, cada vez más popular en el transporte público