Ragnar, el mastín abandonado en Elche, se recupera a la espera de una familia que lo adopte