Rosa, la acusada en el crimen de la guardia urbana, llora al escuchar hablar de sus planes de futuro con la víctima