Un sistema de alerta: la propuesta de la Universidad de Salamanca para mantener la distancia social