Un tiburón mantiene en vilo a los bañistas en El Campello: creen que persigue a su manjar favorito