La investigación concluye que Tomás Gimeno se lanzó al mar donde aparecieron las botellas de oxígeno