Horror en una nave okupada en Badalona