La dificultad de controlar la venta de animales salvajes en China: consumirlos es "signo del poderío económico"