La víctima de la Manada de Manresa narra una violación grupal entre pistolas y marihuana