El presunto violador de Barcelona llevaba una semana atemorizando a los vecinos