Las duras consecuencias del rato de pasión entre Samira y Pavón: “Es para matarme”