Samira se marcha entre gritos y completamente destrozada tras los ataques de Tony Spina y Aurah: “¡Dejad de reíros, bastardos!”