Las dos caras de un fin de fiesta: Anabel bailando y Mila, en el sofá, hecha polvo