Eguía, a su padre: “Ya no te tengo miedo”