El infierno de Terelu: “Me ha costado mirarme porque era una monstruosidad”