La historia se repite: José Antonio León vuelve a saltarse la valla de la casa de Jesulín de Ubrique y Mª José Campanario