La temperatura sube entre Luca y Cristina a niveles máximos: las caricias de los concursantes les provocan más de un gemido